GATEAR. La importancia del gateo. Cómo favorecer el gateo.

Creo que muchas familias desconocen que gatear siendo pequeños es fundamental en el desarrollo psicomotor del bebé y por ello voy a hablar de los beneficios que tiene el gateo.

Para gatear se requiere de una gran destreza y ofrece a los bebés todo un mundo de nuevas posibilidades, entre otras, aumentar su propia autonomía.
Según la Asociación Española de Pediatría el primer gateo suele aparecer alrededor de los 8-10 meses de edad, aunque ya sabéis que cada peque tiene su ritmo, y es habitual que en la escuela veamos bebés que comienzan a gatear a los 6-7 meses.

¿Qué beneficios tiene el gateo?

  1. El gateo conecta los hemisferios cerebrales y crea rutas de información. Estas rutas son cruciales para la maduración de las diferentes funciones cognitivas.
  2. Desarrolla la convergencia visual y posibilita el enfoque de los ojos. Lo que ayuda a percibir el espacio en 3 dimensiones.
  3. Desarrolla el sistema vestibular y el sistema propioceptivo (ambos sistemas intervienen en el sentido del equilibrio y del movimiento) y es fundamental en la percepción del espacio y en orientación del cuerpo en relación a este.
  4. Le ayuda a establecer la futura lateralización. Desarrolla el patrón cruzado que es la función neurológica que hace posible el desplazamiento corporal en equilibrio del cuerpo humano. Ese movimiento comprende el del eje de las caderas y el de los hombros.
  5. Al gatear se tonifican adecuadamente los músculos que más adelante permitirán que el peque mantenga la columna perfectamente recta cuando esté maduro para poder ponerse de pie.
  6. Le ayuda a medir el mundo que le rodea y se adapta a ese medio.
  7. Desarrolla la oposición cortical (el dedo gordo de la mano se opone a los otros cuatro dedos).
  8. Ayuda a poder escribir en el futuro; mediante el gateo se va desarrollando la coordinación cerebral ojo-mano. El niño siente la tactilidad de la palma que está viendo. Esto tiene una serie de ventajas en la motricidad fina que luego influirán en la escritura.

Lo que solemos encontrar cuando un bebé se desplaza sentado (culetea) es que ha sido intervenido.
El bebé no ha alcanzado esa posición por si mismo, es decir, el adulto lo ha sentado.

¿CÓMO FAVORECER EL GATEO?

Parece algo muy obvio, pero lo primero que debemos hacer para favorecer el gateo es dejar al bebé en el suelo. Muchos bebés no gatean porque no se les da la oportunidad. Los peques tienen más posibilidades de experimentar con su cuerpo y sus capacidades si les dejamos en un entorno libre que no limite sus capacidades de movimiento. Espacios amplios, que no limiten su campo visual, en un entorno seguro.

El bebé debe estar acompañado, para que se sienta seguro y pueda explorar poco a poco con su cuerpo y con el entorno. También debe tener suficiente ropa para aislarlo del frío y que le permita libertad de movimiento y comodidad.

Podemos tumbarnos junto a ellos en el suelo, jugar juntos, mostrarles objetos que despierten su curiosidad e interés por alcanzarlos (pelotas, sonajeros…) cantar, dar palmas, hacer cosquillas…

Para finalizar, simplemente recordaros que el gateo es un eje esencial en el desarrollo de la autonomía del bebé , ya que el bebé realiza la exploración a través del movimiento.

Y por favor, evitad los aparatos que retardan el desarrollo del movimiento tipo taca-taca, arneses, saltadores y similares…. Además de ser contraproducentes y peligrosos para su desarrollo es un gasto innecesario de dinero.

Igualmente, si tenéis dudas lo mejor y lo que siempre aconsejo es que acudáis a vuestro pediatra y especialista de referencia.

.


BIBLIOGRAFÍA:

Emmi Pikler (1984), Moverse en libertad: desarrollo de la motricidad global.
Asociación Española de Pediatría .

Laura Estremera, Ser Niños Acompañados: Crianza y escuela.
Luisa Schonhaut, pediatra de Clínica Alemana
Jorge Ferre Veciana, Cer0atr3s.

También te puede interesar…

2 Replies to “GATEAR. La importancia del gateo. Cómo favorecer el gateo.”

  1. Muchas gracias, Silvia, por un post cargadito de información sobre el gateo. Yo sé de alguien que me insistió en dejar a los bebés en el suelo y nos regaló unas alfombras para estar todos tirados viendo cómo evolucionaban nuestros hijos. Esa persona se llama Silvia Retamosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.