POR QUÉ NO OBLIGAR A LOS PEQUES A DAR BESOS

En muchas ocasiones veo a mamás, papás e incluso familiares que obligan a sus peques a dar besos como saludo o como muestra de afecto. Incluso les obligan a besar cuando se encuentran con alguien conocido en la calle.

Personalmente, en la escuela me he encontrado con situaciones en las que un familiar quiere dar un beso a un peque y si este no cede, se le amenaza con un :

¡Se lo voy a decir a mamá y a papá!


“Al obligar a los niños a saludar a un adulto que no conocen o a alguien que conocen, pero al que en ese momento no quieren dar un beso, les estamos exponiendo a que tengan un menor control sobre su cuerpo ante posibles abusos”,

Macarena Chía, psicóloga del instituto Galene.


Muchas familias me comentáis que os sentís juzgados si el peque no saluda en la calle.
Debemos recordar que para los niños y niñas dar un beso es más que un convencionalismo social, es un gesto de cariño auténtico.
Y tú, ¿muestras tu cariño a todo el mundo? ¿Te gustaría que te obligaran a hacerlo?


Durante la infancia es cuando los peques empiezan a tomar conciencia de ellos mismos y su cuerpo, por eso, si ellos se incomodan con estas expresiones de afecto, deben ser respetados.
Cuando no les obligamos ni les forzamos a dar un beso o un abrazo, les estamos enseñando a tomar sus propias decisiones y esto les dará mayor autoestima. Un infante que desarrolla criterio propio, es un adulto seguro de sí mismo. Por lo tanto, aprenderá a poner límites y a decir “no” cuando se sienta incómodo con alguna situación.


Si nuestros peques no quieren dar un beso o un abrazo, podemos explicarles que hay muchas formas de saludar. Se puede ser educado igualmente sin tener que dar besos.

Si se sienten incómodos, pueden saludar tirando un beso al aire, chocar la mano o dar una palmada, saludar con la cabeza o simplemente diciendo hola.
Si se niegan a saludar, incluso con esas alternativas, no debemos obligarles, ya que es la única manera de que no se sientan incómodos.

Los peques necesitan un proceso de maduración para poder seguir las normas o convenciones sociales en relación a los saludos, y puede que no estén preparados todavía.
Sabemos que los infantes pasan por diferentes etapas: fases en las que dan muchísimos besos, otras en las que sólo besan a los familiares más cercanos y otras en las que muestran su afecto cuando tienen ganas. Es necesario conocer a los niños y niñas y respetar sus tiempos de vinculación con los demás.

¡No os preocupéis! Con la edad, los peques se irán adaptando a las normas sociales y acabarán saludando igual que nosotros.

Espero que os haya servido de ayuda.

Cuidaros mucho ❤️ 

También te puede interesar…

2 Replies to “POR QUÉ NO OBLIGAR A LOS PEQUES A DAR BESOS”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.